Clinica Obrador

Blog

Blog / La enfermedad periodontal: tipos y tratamientos

Las encías son una parte de la boca a la que hay que cuidar tanto como a los dientes. Esto es porque las encías también pueden enfermar y acabar desarrollando una enfermedad periodontal.

Sin embargo, la enfermedad periodontal no va a afectar únicamente a las encías. De hecho, si ésta no se trata desde el inicio de los síntomas, estos se expanden al resto de la boca generando consecuencias irreversibles y crónicas.

¿Qué es la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal es, entonces, una infección bacteriana que afecta a los tejidos blandos que sostienen a los dientes, pero también a los dientes en sí y al hueso dental.

Las más comunes son la gingivitis y la periodontitis, y se diferencian entre sí por la gravedad en la que se encuentra la infección. Mientras la gingivitis es la fase inicial (y curable) de la enfermedad, la periodontitis es ya una fase avanzada con consecuencias irreversibles.

Los síntomas de la gingivitis no son los mismos que los de la periodontitis. Los distinguiremos, como podemos imaginar, por su gravedad.

Los síntomas de la gingivitis son la inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías. Esta es la primera señal de alerta que debemos tener en cuenta. Si no tratamos la gingivitis, estos síntomas pueden derivar en los que caracterizan a una periodontitis:

  • Pus entre la encía y el diente
  • Formación de bolsas periodontales
  • Dolor al masticar
  • Piezas dentales flojas
  • Caída de piezas dentales

Como puedes ver, los síntomas de la periodontitis son bastante serios y pueden condicionar tu salud bucodental gravemente.

Además, los primeros síntomas de la enfermedad periodontal son indoloros y pasan bastante desapercibidos. Por eso, se dice que la enfermedad periodontal es una enfermedad silenciosa.

¿Existe tratamiento para la enfermedad periodontal?

El tratamiento contra la enfermedad periodontal dependerá del grado en el que se encuentre. Así, si la enfermedad no está en un estado avanzado, como es el caso de una gingivitis, los tratamientos que se pueden aplicar no es necesario que sean quirúrgicos. Sin embargo, si la enfermedad está muy avanzada sí que será necesario recurrir a tratamientos quirúrgicos.

Tratamientos para casos leves

El odontólg@ puede elegir un tratamiento de raspado, que consiste en la eliminación del sarro solidificado y de las bacterias de la superficie dental y de las encías.

El alisado radicular es otra técnica usada para tratar la enfermedad periodontal. Consiste en alisar las superficies de las raíces de los dientes eliminando las bacterias que favorecen la inflamación gingival.

El raspado y el alisado radicular también los podrás escuchar bajo el nombre de curetaje dental, porque el instrumento usado para estas técnicas se denomina cureta.

Bajo un previo estudio microbiológico, el dentista podrá saber exactamente qué tipo de bacteria está dañando a las encías. De este modo, podrá recetar al paciente también un antibiótico efectivo para tratar la enfermedad periodontal.

Tratamientos para casos severos

Cuando la enfermedad periodontal está ya en una fase muy avanzada, es necesario recurrir a tratamientos quirúrgicos.

El tratamiento más conocido es la cirugía periodontal, que sirve para eliminar las bolsas periodontales de la persona afectada. Para ello, el o la profesional tendrá que realizar unas incisiones en las encías para dejar las raíces al descubierto y elaborar un raspado y alisado radicular efectivo.

En los casos de periodontitis severa, en muchas ocasiones, el paciente también ha sufrido una pérdida de masa ósea. Así, en estas ocasiones, también se incluye dentro del tratamiento periodontal el injerto óseo.

Rehabilitación con implantes tras una pérdida dental por periodontitis

Una de las consecuencias más severas de la enfermedad periodontal es la pérdida dental. Además de tratar la enfermedad periodontal con los tratamientos mencionados arriba, se puede reconstruir la boca del paciente con implantes dentales.

Es importante sustituir las piezas dentales, no solo por la estética de la sonrisa, sino también por salud bucodental.

¿Cómo puede afectar a nuestra salud no sustituir un diente perdido?

  • Favorece la pérdida de volumen óseo
  • El resto de los dientes tienden a moverse hacia el hueco generado por el diente perdido
  • El resto de dientes sufren una sobrecarga porque tienen que cumplir la función del diente ausente
  • Incrementa el riesgo de tener caries por el almacenamiento de restos de comida en el hueco
  • Se pueden acabar teniendo problemas masticatorios y digestivos

¿Quieres saber más sobre los tratamientos contra la enfermedad periodontal? Llámanos.

Reserva cita previa en Clínica Obrador, estaremos encantados de ayudarte. Nuestro teléfono es: 971 660 418.

You must be logged in to post a comment.

WhatsApp chat